Buscar
  • Grupo Alcansa

2021 y empleabilidad femenina

De acuerdo a datos del INE, en 2020 poco más de 900.000 mujeres quedaron cesantes, sin contabilizar a quienes dejaron de buscar empleo, con lo que la desocupación podría ser preocupantemente más alta. Esto, contrasta fuertemente con la tasa de empleo masculino, donde el número llegó a los 781.000.


Katty Zapata, Gerente General de Grupo Alcansa, explica que “la Pandemia provocó que la participación femenina en el mercado laboral sea la más baja de los últimos 10 años. A esto cabe agregar, que son principalmente las mujeres quienes han debido asumir en muchos casos el cuidado de los hijos que antes iban a clases y ahora deben desenvolverse en el “homeschooling”. El gran desafío es pensar en que el avance en el proceso de vacunación y la reapertura de los establecimientos educacionales que favorecerán el reingreso de la mujer al mercado laboral y así, la recuperación de capacidad de generar ingresos.”

Indica también que “recuperar el empleo femenino será un desafío para las empresas y el Gobierno; Chile es uno de los países con mayor brecha entre hombres y mujeres. Por ello, por ejemplo, en muchas empresas se ha promovido la contratación de mujeres en altos cargos, para que, con el ejemplo, se empuje por la contratación femenina en cargos dónde históricamente se ha contratado mayoritariamente a hombres como es el caso de operarios, choferes, reponedores, etc.”


“Sin embargo el rol del gobierno y de políticas públicas juegan un rol fundamental, en especial a lo que concierne al cuidado de los hijos que ya se ha transformado en un problema estructural y que sigue pendiente principalmente por el proyecto de sala cuna universal” complementa Katty.


¿Pero, qué propuestas concretas pueden hacerse para reactivar la contratación femenina?


Para Katty Zapata, los pilares son 4:


  • Mejorar la cobertura de horarios de los colegios, para conciliar de mejor forma trabajo y familia, en especial a las mujeres.

  • Promover el proyecto de ley de sala cuna universal.

  • Disminución y/o flexibilidad de la jornada laboral, para poder conciliar horas de trabajo v/s los hijos.

  • Importantes subsidios a la contratación de mujeres.


“Pese a la gran cantidad de medidas posibles, hay que reconocer que ya se han implementado algunas políticas públicas que van en este sentido, como el subsidio Protege que entrega un bono de $200.000 por hijo a quienes tengan niños menores de 2 años y que no tengan acceso a sala cuna. También, producto de la pandemia, se han generado beneficios como el IFE Covid y el Bono Covid para mujeres jefas de hogar” concluye Katty Zapata.